Allgemein @es

Being a Vegan Freeathlete – Vegan Transformation

Dieser Post ist auch verfügbar auf: Inglés, Francés

Cómo empezó todo?

Todo partió de una idea, como suele suceder. Pero yo ya había tenido muchas, así que no puedo concretar cuál de todas fue. Hacerse vegano es diferente para cada persona y las razones varían igualmente; puede tratarse de los animales, del planeta, nuestra salud…y muchas personas van a juzgar nuestra decisión sin tener en cuenta estos motivos, pero en cualquier caso, es una cuestión personal y sobre la que nadie tiene ningún derecho a intervenir. Una vez que comprendemos esto, la aventura puede empezar verdaderamente.

De pasos de bebé a pasos de gigante y a un estilo de vida vegano.

Admito que no me gusta esperar demasiado cuando se trata de hacer grandes cambios en mi vida. Nunca me ha gustado y probablemente nunca me gustará. Cuando se trata de querer algo, salto al vacío sin darle demasiadas vueltas. La idea de hacerme vegano pululaba en mi cabeza desde hacía algo así como un año y medio. En aquel momento, no era más que una idea, como dije antes, un deseo más bien, pero en vista de que vivía con mi familia, me dije que sería un poco como “Misión imposible”, así que decidí que las circunstancias no eran las más propicias para dar el paso. Un razonamiento basado absurdamente en la creencia de que, dentro de mi seno familiar iba a ser difícil lograr que el resto compartiera mi punto de vista en la mesa. Pero honestamente, sé que si no empecé antes fue por ponerme estas excusas, y porque estaba demasiado acomodado en mi estilo de vida.

 

Antes de empezar a practicar Freeletics hice otros entrenamientos como P90X o T25. Entonces era un poco vegetariano, no me gustaba dar segundas oportunidades a la carne, sin excepción, pero lo hacía de cuando en cuando por mi falta de motivación y empuje para tomar mi decisión.

Así que bueno, se puede decir que empezando por los animales, el proceso de transición se activó, y una vez que me puse en marcha con una activad física más regular y más intensa, empecé también a prestar más atención a factores como mi salud. Leí mucho a propósito y traté de retener las informaciones más importantes al respecto, aunque siempre se me ha dado mal esto último, sobre todo de cara a debates sobre el tema con aquellas personas que no están de acuerdo con mi visión. Sin embargo, si algo he tenido claro desde el principio es que existen suficientes fuentes de alimentación  para vivir sin herir a otros seres, y es tan fácil, que solo se requiere un poco de creatividad en nuestros platos. Saber mezclar y combinar frutas, legumbres, granos, etc.

 

Preocuparme por qué metía en mi organismo, y qué no, me ha hecho al mismo tiempo darme cuenta de que hay un pequeño cocinero en mi interior. Una vez me independicé de mi familia, durante meses me centré en ser vegetariano, como dije, por aquello de que era lo que me resultaba más fácil en ese entonces. Hoy en día no entiendo cómo el veganismo puede ser visto como algo tan complicado, cuando es realmente todo lo contrario. Cuando empecé con Freeletics, fue cuando decidí radicalmente modificar mi mal llamada dieta y retirar de mi ingesta cualquier producto de origen animal o derivado.

Este soy yo antes de conocer Freeletics. Como se puede ver, era un chico normal y delgado. (No cogí el hábito de tomarme fotos sino hasta que empecé a notar los cambios)

vegan freethlet, vegan, body transformation vegan

Entrenar con Freeletics.

Mi constitución es de ectomorfo. O sea que, puedo comer prácticamente cuanto quiera que mi metabolismo lo reduce rápidamente sin apenas verse afectado mi peso ni grasa. Eso se traduce en que me cuesta ganar kilos por supuesto. Estaba claro desde el principio que dentro de todo el proceso, la parte nutricional iba a ser clave y crítica (aunque después de mi primer Afrodita, supe también que las rutinas no iba a ser pan comido precisamente).

Como principiante en el inmenso mundo del veganismo, estaba un poco asustado por todas aquellas afirmaciones e interrogantes con las que me bombardeaban: “De dónde vas a obtener las proteínas?” “Vas a tener carencias de….”. Pero la verdad es que con cada sesión de entrenamiento, mi desempeño físico no fue sino a mejor cada vez. Me convertí en uno de los más rápidos y creo que dentro de mi grupo de Freeletics siempre me han tenido como una especie de ejemplo. Hoy día, siendo Embajador Freeletics de mi ciudad, Valencia, es muy reconfortante ver las caras que ponen cuando digo que soy vegano; yo creo que más de uno me pone en duda.

Aquí me pueden ver después de mis primeras 15 semanas de entrenamiento con Freeletics, muy motivado, muy determinado y muy vegano!

 

Beto Freeletics Workout

Beto Freeletics Workout

Sin intenciones de sonar pretencioso sobre cómo he mejorado físicamente desde mi transición al veganismo, debo decir que nunca me había sentido tan bien conmigo mismo, con mi cuerpo y mi consciencia.

 

Han pasado ya dos años y medio, y no he visto necesidad de cambiar de programa. Durante una corta temporada si que probé un entrenamiento alternativo también involucrando nada más que el peso corporal, y aunque me gustó, no me pareció que alcanzara el nivel de Freeletics, aunque me permitió coger herramientas para aplicar en mis entrenamientos, de cara a mejorar mi técnica en los ejercicios.
Ahora mi meta es ganar algunos kilos a base de desarrollo de masa muscular, razón por la cual aprovecho la App GYM de Freeletics de forma paralela con la de Bodyweight. Todo ello de la mano de una alimentación cada vez más concienzuda (en mi caso, consumiendo más calorías de las que quemo diariamente y buscando la variedad). Espero no tardar en ver los resultados, aunque sé que, como todo, se requiere de paciencia y constancia, y de no venirse abajo solo por no notar cambios tan rápido como se espera.

Ser vegano es un plus, es así, especialmente de cara a los otros, aquellos que hoy ven en mi a un chico sano que da lo mejor de si en cada sesión. Casi siempre me mantengo constante y motivado sin importar las situaciones. Hacerme vegano me ha hecho abrir los ojos a todo un nuevo mundo de sabores, de colores, de texturas y de satisfacción interior muy, muy agradable. Me he convertido así en una persona más positiva y alegre de cara a los obstáculos del día a día. Encuentro fuerzas en mi propia voluntad y en todas aquellas personas (que no son pocas) que, igual que yo, luchan por alcanzar su verdadero potencial, evitando hacer daño al mundo que les rodea y a ellos mismos.

Para concluir, creo que lo que importa es transmitir que, en contra de lo que se suele creer y decir, hacerse vegano es muy sencillo; es una decisión que aporta vida, energía y positivismo. Se trata de simplemente descartar aquello que no solo no nos hace falta a nosotros sino que significa mucho para otros seres. Sin duda ha sido para mi una de las decisiones más importantes de mi vida.

Unsere Produkte

Produkt-next
Produkt-kik
Sebastian Freeletics

0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *